Cientificosaficionados.com

Los foros de los científicos aficionados de la red.
Fecha actual Dom Jun 13, 2021 8:58 pm

Todos los horarios son UTC [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 4 mensajes ] 
Autor Mensaje
NotaPublicado: Lun Abr 12, 2021 6:43 pm 
Desconectado
Site Admin
Avatar de Usuario

Registrado: Mié Feb 25, 2004 9:30 am
Mensajes: 3967
Ubicación: Madrid / España
Extraido de Naukas

John Leal, el «terrorista» que salvó millones de vidas

Robert Koch recibió el Nobel en 1905 por sus trabajos sobre la tuberculosis pero la Academia hubiera estado más acertada si se lo hubieran concedido por los postulados que llevan su nombre. Koch le dio al mundo el concepto de «carga bacteriana», una forma sencilla de contabilizar bacterias y un límite de seguridad: por debajo de 100 colonias el agua era segura para beber.

Hasta ese momento, la única forma que tenían los ingenieros de saber si una instalación de alcantarillado o agua potable era segura consistía en esperar que murieran menos personas en los meses siguientes a su construcción. Con esa forma de medir bacterias y los microscopios como armas, se aceleró tremendamente el proceso pero, aún más importante, se abrió una nueva forma de hacer el agua más segura: eliminado a los gérmenes directamente en lugar de luchar indirectamente separando las aguas residuales de las potables. Y en este nuevo frente abierto llega nuestro personaje, el doctor John L. Leal.

El interés del Dr. Leal en asuntos de salud pública en general y del agua en particular era personal: su padre, otro médico que se había alistado de voluntario en un regimiento durante la guerra civil estadounidense, había sufrido durante casi dos décadas una disentería amebiana por beber durante el conflicto agua contaminada. Dos décadas sufriendo la enfermedad que finalmente lo mató.

De todos los tóxicos probados por Leal uno le llamó poderosamente la atención: el hipoclorito de calcio. Pero no todo era tan sencillo: había una gran oposición pública al uso de químicos en el agua. Leal conocía de primera mano, como Jefe de Salud pública de la ciudad de Patterson, ese olor punzante al químico que se usaba en las casas desinfectadas cuando se daban brotes de cólera y fiebres tifoideas. Era plenamente consciente de que no era el olor que uno querría en el agua que se lleva a la boca. La desinfección química del agua era algo repelente y tabú. Pero Leal, con su formación de bacteriólogo, estaba convencido de que, con las dosis correcta, la cloración sería segura para humanos y mortal para los gérmenes.

Nadie puede hacer nada si no le dan la oportunidad y la de Leal llegó finalmente. Fue contratado por la Jersey City Water Supply Company como persona encargada de la salubridad de las aguas destinadas a consumo humano del embalse Boonton, en New Jersey. Inicialmente su trabajo era eliminar las fuentes de contaminación río arriba. En 1908, con las obras terminadas, la JCWSC se encontraba en problemas legales con el estado de New Jersey. Sus aguas no eran del todo «puras y saludables» por lo que les ordenaron construir más alcantarillas. Leal, conociendo que la efectividad de esta medida iba a ser limitada, presionó para que la compañía consiguiera que la sentencia incluyera una mención a «otro planes y dispositivos».

El reloj corría y Leal no tenía tiempo de realizar un estudio piloto o hacer una planta modelo para convencer a su empresa. ¿Solución? Poner en práctica uno de los experimentos más atrevidos (y poco éticos, para que engañarnos) de la historia.

Armado con su descaro y con los resultados de sus más recientes experimento, sin pedir permiso a nadie y casi en completo secreto, contrató al ingeniero George W. Fuller. Este construyó junto al embalse la primera planta continua de cloración de agua de la historia, capaz de clorar 140.000 metros cubicos de agua. Leal decidió «envenenar» a las 200.000 personas que dependían de ese embalse para beber. Un loco o, peor, un terrorista.

El juicio
Tres meses después de iniciar la primera cloración masiva de una ciudad en el mundo Leal tuvo que defender sus acciones ante el juez. La siguiente conversación está sacada del diario de sesiones:

—Doctor, ¿qué otros lugares en el mundo puede mencionar en los que este experimento de poner ese polvo blanqueante en el agua potable de una ciudad de 200.000 habitantes haya sido realizado?

—¿200.000 habitantes? No hay ningún lugar en el mundo, nunca ha sido probado.

—Nunca lo ha sido.

—No bajo estas condiciones o bajo estas circunstancias. Sin embargo, será usado muchas veces en el futuro.

—¿La ciudad de Jersey ha sido la primera?

—La primera en aprovecharse de ello.

—¿La ciudad de Jersey ha sido la primera en ser usadoa para probar si su experimento era bueno o malo?

—No, señoría, en aprovecharse de ello. El experimento acabó.

—¿Notificó a la ciudad sobre este experimento?

—No lo hice.

—¿Bebe usted este agua?

—Sí, señoría.

—¿Tendría algún problema en dársela a su mujer o su familia?

—Creo que es el agua más segura del mundo.

El juez dio la razón a la compañía sobre que la planta era capaz de hacer que el agua entregada a Jersey City fuera «pura y saludable» y que entraba dentro de esos «otros planes y dispositivos» incluidos en la primera sentencia. Leal renunció a patentar el dispositivo lo que contribuyó a su rápida adopción por el resto de ayuntamientos.

En 2005 dos investigadores de Harvard llegaron a la conclusión de que la adopción de la cloración entre 1900 y 1930 había reducido la mortalidad total de los EE. UU. en un 43 % y la infantil en un impresionante 74 %.

La American Water Works Association estableció el premio Dr. John Leal y en su tumba se puede leer: Héroe de la salud pública.


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: Dom Abr 18, 2021 11:17 pm 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: Lun Dic 17, 2007 10:59 pm
Mensajes: 2157
Ubicación: Oviedo Asturias
Un valiente

Y gran conocedor de lo que se traía entre manos.

Gracias por la historia

_________________
Mi humilde rincon web

http://sites.google.com/site/skygaps/


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: Mié Abr 21, 2021 5:27 pm 
Desconectado

Registrado: Mié Mar 30, 2016 3:27 pm
Mensajes: 426
País: España
Ciudad: Andalucia
Llamarle terrorista es mucho decir además me parece que esa palabra todavía no existía y además tiene muchos sihnificados distintos.

Lo que hizo este señor legalmente no era correcto. Pero es que nunca te que haber estado en esa situación para probar su invencion.


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: Vie May 07, 2021 9:46 pm 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: Sab Mar 04, 2006 1:29 pm
Mensajes: 204
País: España
Ciudad: Sevilla
Curiosa historia. Lo que justifica eso de mejor pedir perdón que pedir permiso


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 4 mensajes ] 

Todos los horarios son UTC [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com