Cientificosaficionados.com

Los foros de los científicos aficionados de la red.
Fecha actual Mié Dic 12, 2018 7:39 am

Todos los horarios son UTC [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 113 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10 ... 12  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Re: TEMAS CTyS
NotaPublicado: Sab Ene 13, 2018 8:35 pm 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Feb 11, 2007 10:16 pm
Mensajes: 4608
Ubicación: Islas Baleares, España
.

_________________
La VIDA sólo es energía que ha aprendido a defenderse... (Anilandro)

*** La Web de Anilandro *** http://sites.google.com/site/anilandro


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: Sab Ene 13, 2018 8:38 pm 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Feb 11, 2007 10:16 pm
Mensajes: 4608
Ubicación: Islas Baleares, España
- Regresar al INDICE -

- El Sextante y su uso en el mar -

¿Cuantas veces habremos visto tanto en el cine como en la televisión la imagen de un marino manejando un sextante?... apareciendo en cubierta con aires de autoridad, levantando el instrumento a la altura de los ojos, y mirando hacia el horizonte en dirección al Sol...

Sabemos que la náutica es un mundo muy particular, casi endogámico como manda su larguísima tradición, con su extraño lenguaje que describe mástiles, velas, maniobras y cordajes, con compases magnéticos, cartas marinas, reglas, correderas y relojes de sólido aspecto, ¿Pero porqué este gesto con el sextante se repite precisamente con tanta frecuencia en películas y novelas de aventuras? ¿Qué ve el marino a través de los cristales de su óptica? ¿De qué le sirve después para los cálculos que realiza...?

Imagen


La respuesta es que el sextante ha representado en los últimos tres siglos la mayor ayuda para que el navegante conozca su situación en la mar, e incluso en la actualidad tan tecnificada, cuando basta apretar un botón del GPS para saber el lugar de la Tierra donde nos encontramos con un error de pocos metros, más de un regatista de altura ha tenido que echar mano de este viejo instrumento al quedarse sin corriente o cuando una inoportuna ola ha anegado y destruido sus modernos sistemas de navegación.

=================================


Introducción

En mi caso comencé a utilizar el sextante hace casi treinta años, coincidiendo con los estudios para obtener la titulación de Capitán de Yate. Y de aquella época recuerdo a un amigo, médico y muy pragmático para más señas, que siempre me decía que ese método le recordaba la magia de alquimistas y astrólogos de la Edad Media. Para él era un misterio inexplicable como un pirata de la Isla Tortuga podía pasar de mirar el sol a través del instrumento a trazar un rumbo para interceptar un galeón español cargado de tesoros.

Entonces le aclaré a mi amigo cuatro cosas sobre el instrumento y el sistema de usarlo, como por ejemplo que el sextante es sólo un medidor de ángulos, pero eso sí, un buen medidor, y la relación de algunos de estos ángulos con algo llamado el Círculo y la Recta de Altura. Le expliqué también que pese a tener sólo tres siglos de edad, la técnica de su uso ha venido evolucionando desde la Grecia Clásica, donde las medidas eran efectuadas con primitivos astrolabios y aplicadas después a cálculos heredados de la antigua Mesopotamia, donde sus astrónomos se habían dado cuenta de la relación que tenía del camino seguido por los astros a través del cielo, con la posición en la Tierra del observador. Añadí además que el sextante no sólo ha sido utilizado en la mar y por marinos, sino también por famosos exploradores y geógrafos desde Alexander von Humboldt hasta Admunsen, para situar cabos, ríos , volcanes y cordilleras, e incluso en el aire en fechas de la Segunda Guerra Mundial los aviadores seguían valiéndose de la navegación astronómica para obtener posiciones más fiables que las ofrecidas por los primitivos sistemas de radio.

Con algunas explicaciones generales y diagramas dibujados a lápiz sobre un papel, creo que en poco menos de una tarde conseguí despejar las dudas de mi amigo, y hasta podía apreciar sus gestos de admiración hacia el genio humano, mientras iba descubriendo las relaciones que tenían las medidas del sextante con meridianos y paralelos que situaban los puntos geográficos sobre un mapa.

Pues bien, visto que mucha gente sigue compartiendo tanto la fascinación como el desconocimiento de mi amigo sobre el sextante, mi idea es explicar en esta página su funcionamiento de forma simplificada, pese a que soy consciente que dicha simplificación pueda escandalizar a algún marino experto. Pido por lo tanto indulgencia a dichas personas en la seguridad que intentar exponer punto por punto los procedimientos exactos, el origen de las fórmulas, los cálculos y las correcciones, exigiría demasiado tiempo por mi parte y tal vez un excesivo esfuerzo de comprensión de las personas interesadas en el tema pero que carecen de conocimientos previos sobre el mismo.

Sin embargo, como siempre he opinado que para entender algo es necesario conocer sus antecedentes, me tomaré el tiempo necesario para recorrer la historia hasta llegar al propio sextante.

=================================


Un poco de historia

Hemos dicho que los antiguos griegos ya conocían un antecesor de este instrumento, era el llamado astrolabio, utilizado por Hiparco de Nicea en el siglo II antes de Cristo y descrito en obras de Claudio Ptolomeo cuatrocientos años después. Se sabe que posteriormente fue utilizado por Teón de Alejandría y por su hija Hipatia, que corrigieron el Almagesto de Ptolomeo y construyeron modelos más perfectos. En el siglo VII el astrolabio fue copiado por los árabes a partir de su contacto con Bizancio, y su uso llegó a Occidente en el siglo XII a través de Al-Andalus.

El astrolabio básico tiene la forma de un disco metálico con borde graduado en ángulos, con un eje en el centro donde gira un brazo equipado con dos pequeñas alzas capaces de establecer una enfilación vertical. En la parte superior del disco dispone de un anillo de soporte, de manera que al ser sostenido en alto, por su propio peso adopta la posición vertical. En este momento, las marcas de cero grados han de corresponder con el horizonte, y entonces, mientras se sostiene a una cierta altura sobre la cabeza, se va girando el brazo de enfilaciones hasta que estas se encuentran entre el astro observado y el ojo del observador. En este momento ya se puede leer en el borde o limbo los grados del ángulo que forma dicho astro con el horizonte.

El astrolabio, el antecesor del sextante con dos mil años de antigüedad

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen


En realidad, de las muchas variantes de astrolabio que aparecieron hasta bien avanzado el siglo XVII, sólo unas pocas estaban destinadas a ser utilizadas por marinos y exclusivamente en el mar. Algunos modelos eran realidad un instrumento de campo para astrónomos, geógrafos, militares e incluso de astrólogos, y en sus diferentes marcas y círculos mostraban horarios, ortos y ocasos, marcas como paralelos y meridianos, el zenit y el nadir, alturas de edificios o montañas, símbolos del zodíaco y diversas tablas de agrimesura o incluso de cálculos de distancia para artillería o construcción.

De forma paralela, mientras en el mundo árabe se utilizaba con preferencia el astrolabio, la ciencia medieval de Occidente disponía de la llamada "ballestina", formada por una larga regla graduada en que podían deplazarse una o más reglas perpenticulares más cortas que la anterior, de manera que colocando el ojo en el extremo de la regla larga, iban moviéndose las deplazables hasta el momento en que su extremo inferior coincidía con el horizonte y el superior con el astro deseado.

La ballestina medieval, y forma de observar con una simple y otra doble

Imagen

Imagen


La ballestina era algo más precisa que el astrolabio, pero tenía el problema que sólo podía medir un margen bastante estrecho de ángulos, mientras que el anterior podía hacerlo entre 0 y 90º. De la ballestina derivó el Cuadrante Náutico y de éste el Cuadrante de Dos Sectores de Davis, descrito en su libro Seaman's Secrets a finales del siglo XVI. Este cuadrante de dos sectores se utilizaba dando la espalda al sol, y en sus primeras versiones funcionaba haciendo coincidir la sombra de marcador del sector pequeño sobre una tablilla ranurada, mientras el horizonte se veía a través de la ranura central.
En modelos posteriores, la tablilla ranurada fue sustituida por un espejo igualmente ranurado, que reflejaba hacia el ojo el disco del sol.

El Cuadrante Náutico, el Cuadrante de dos Sectores de Davis y forma de efectuar la observación

Imagen

Imagen

Imagen


El siguiente paso ya se aproximó mucho más al instrumento actual. En 1064, Robert Hooke ya había explicado la ventaja de los instrumentos de reflexión para establecer ángulos. Isaac Newton concretó las ideas de Hooke y en 1731 John Hadley, vicepresidente de la Royal Society las llevó a la práctica con un instrumento denominado "octante", que en su tiempo también era conocido como "cuadrante de reflexión". A diferencia del cuadrante de Davis, el octante era de medida frontal y utilizaba dos espejos, uno de ellos, cuyo ángulo podía cambiar moviendo un brazo o pínula ajustable, reflejaba la imagen del astro sobre un segundo espejo fijo situado entre la línea del ojo y el horizonte, y colocado de manera que el observador veía ambas imágenes superpuestas.

El octante abarcaba un arco de 45º, lo cual, debido a la multiplicación X 2 que crea el espejo móvil, le permitía medir ángulos hasta 90º. Otro instrumento parecido fue el "quintante", que como su propio nombre indica, abarca una quinta parte el círculo, es decir, 72º que se convertían en 140º de medida. Y como instrumento intermedio acabó imponiéndose uno de arco de 60º (y 120º de medida), que al ser la sexta parte del círculo se llamó "sextante".

El Octante, el Quintante y el Sextante, hermanos de una misma familia

Imagen

Imagen

Imagen

=================================


El cronómetro marino y la hora de Greenwich

La historia del sextante llega hasta aquí, pero su utilidad no hubiera sido tan determinante si casi en paralelo con su desarrollo no hubiera aparecido otro instrumento complementario. Se trata del cronómetro marino, un reloj de gran precisión capaz de funcionar en las difíciles condiciones de navegación que a mediados del siglo XVIII permitió resolver por primera vez lo que en el argot naval se denominaba "el problema de la Longitud", cuya naturaleza explicaré en la página dedicada a la Astronomía Náutica.

El primer cronómetro construido expresamente para su uso el mar fue el aparatoso y complejo Harrison de 1735, perfeccionado por el mismo relojero en 1761 con el modelo H4 de pequeño formato, que durante un viaje de prueba a Jamaica de once semanas y media tan solo atrasó 5 segundos. Harrison acabó ganando con ello un premio del Almirantazgo británico, e inició un camino que no ha dejado de perfeccionarse hasta nuestros días.

Por otra parte, si nos gusta el tema de esta página está claro que sabemos apreciar la belleza de instrumentos semejantes, e incluso hoy en día podríamos comprar un cronómetro marino de cuerda construido a la antigua usanza, pero para evitarnos gastos y problemas innecesarios lo mejor será utilizar un simple reloj digital de buena calidad, el cual raramente variará más de 1 segundo por semana. Como es lógico, el reloj tiene que haber sido sincronizado en fechas recientes con las señales horarias que emiten por radio de Onda Corta algunas emisoras especializadas, o si antes hemos comprobado su fiabilidad, con los relojes de los noticiarios de la radio o la TV. En todo caso, la hora que marque siempre deberá ser la UTC (Tiempo Universal Coordinado), que no es otra cosa que la antigua hora GMT u hora del Observatorio de Greenwich.

Primitivo cronómetro Harrison de1735

Imagen


El famoso Harrison H4, de 1761, que solo atrasó 5 segundos en ochenta días de navegación

Imagen


Cronómetro clásico Noaet, en su doble caja acolchada y sostenido por una cardán

Imagen


Un reloj digital de buena calidad puede utilizarse como cronómetro náutico

Imagen


Y aunque sea como anécdota que no se aplica a nuestra solución digital, también diré que los antiguos cronómetros marinos eran realmente muy espartanos, y excepto un agujero donde se introducía la llave para darles cuerda, no disponían de ningún otro ajuste, ni siquiera de un mecanismo para ponerlos en hora, y por tanto era normal que con el tiempo su indicación tuviera poco que ver con la hora GMT real. Sin embargo lo importante no era ese detalle, fácilmente solucionable sabiendo la diferencia horaria denominada Estado Absoluto, sino que fuera muy preciso o su deriva fuera estable y conocida. De hecho, muchos buques llevaban tres o más cronómetros de los cuales el más preciso era el Magistral, y el resto Acompañantes. Y todos ellos eran guardados con muchas precauciones y cuidados en el llamado Armario de Cronómetros, situado, como no, en el Cuarto de Cronómetros, lo más cerca posible del centro de gravedad del buque y alejado de cualquier trepitación de máquinas o de campos magnéticos.

- Continua en el siguiente mensaje... -

_________________
La VIDA sólo es energía que ha aprendido a defenderse... (Anilandro)

*** La Web de Anilandro *** http://sites.google.com/site/anilandro


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: Sab Ene 13, 2018 8:39 pm 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Feb 11, 2007 10:16 pm
Mensajes: 4608
Ubicación: Islas Baleares, España
- Continua desde el mensaje anterior... -

- El Sextante y su uso en el mar -

El sextante, su estructura y funcionamiento

Pues bien, tras las presentaciones de rigor hemos llegado a nuestro objeto del deseo, el famoso sextante, del que mucha gente habla pero en realidad poca conoce. Antes hemos dicho que el sextante es un buen medidor de ángulos, y esto no era una afirmación exagerada, porque si un astrolabio o una ballestina podían determinarlos dentro de más o menos 1º de resolución, un sextante normal puede hacerlo en el orden de 10 segundos de grado, es decir, una precisión 360 veces superior a los antiguos instrumentos.

Como es natural, la exactitud de un sextante depende de los materiales empleados en su construcción y de la precisión del mecanizado. Los mejores materiales son normalmente metales poco oxidables y de baja dilatación térmica. El sextante ha de tener una estructura de gran rigidez para evitar deformaciones mecánicas, y casquillos, ejes y tornillos sin fin de poca tolerancia. En la parte óptica ha de estar equipado con filtros y espejos de alta calidad, estos últimos con la capa reflectante depositada sobre el cristal para así evitar refracciones innecesarias. Y además de ello, las marcas del limbo, del micrómetro y del nonius si lo hubiere han de estar hechas sin errores.

En todo caso, siempre debemos tener en cuenta que un sextante es un instrumento muy delicado que debe tratarse con sumo cuidado, protegiéndolo de los golpes y en lo posible de la humedad que pueda afectar a los espejos o a los elementos metálicos.

Yo tengo dos sextantes a los que he dado un buen uso, un Ebbco inglés de prácticas, construido en material plástico por East Berks Boat Co, y un excelente Freiberger de la extinta Alemania Oriental, que pese a no tener la estética clásica de un Poulin o un Plath, su buena relación calidad-precio y su cuidada construcción mecánica lo sitúan entre los más utilizados de la actualidad.

Mis dos sextantes, un Ebbco de prácticas construido en plástico y el excelente Freiberger metálico de gran solidez

Imagen

Imagen

Imagen


Si atenemos a la explicación pormenorizada y observamos a la vez las dos imágenes siguientes vemos que el sextante tiene la misma estructura básica que el antiguo octante:

1) El espejo grande superior, que se inclina más o menos siguiendo la posición del brazo de ajuste, y donde se refleja en primer lugar la imagen del astro.
2) Los filtros de sol o superiores, normalmente 3 de distinta transparencia, destinados a atenuar la luz del Sol o de la Luna para que no deslumbre al observador
3) El espejo pequeño, normalmente fijado con una inclinación de 22,5º, donde se refleja por segunda vez la imagen del astro, si es necesario, debidamente atenuada por los filtros anteriores..
4) Los filtros de horizonte, normalmente 2 de distinta transparencia, sirven para atenuar el brillo del horizonte en caso de estar midiendo alturas de estrellas poco brillantes
5) El brazo de ajuste une la platina giratoria donde está situado el espejo grande, al sistema de ajuste micrométrico situado debajo del limbo graduado, de manera que al mover el ajuste con respecto al sector, también lo hace la inclinación del espejo.
6) El limbo graduado inferior del sector circular de 60º, aunque por el efecto divisor por 2 del espejo móvil, las marcas para la lectura real van de 0 a 120º.
7) La palanca de ajuste rápido permite desplazar rápidamente en sistema micrométrico por el limbo inferior, para aproximarnos al punto en que a través de ocular divisamos la superposición del astro cerca del horizonte.
8 ) El micrómetro de ajuste preciso está graduado con 60 marcas que corresponden a 1' (un minuto) de grado, una vuelta completa del mismo desplaza 1 grado en la escala superior del limbo. Normalmente se puede apreciar hasta 1/6 de dichas marcas, lo cual corresponde a 10" (diez segundos) de grado.
9) El anteojo ocular suele ser de pocos aumentos y está enfocado a infinito. A través de él se observan dos imágenes superpuestas:
a) La imagen directa del horizonte a través del lateral del espejo pequeño
b) La imagen del astro, en este caso el sol, rebotada en los dos espejos y atenuada de intensidad por los filtros superiores

Partes de un sextante y funcionamiento de las reflexiones para formar la imagen final

Imagen

Imagen


Sistemas de lectura del sextante

Lo que hace al sextante preciso no son solamente los materiales y el cuidado con que está construido, sino también el disponer de un sistema de lectura con suficiente resolución para llegar a apreciar estos 10 segundos de grado. Dichos sistemas han variado con el tiempo, siendo los más antiguos de nonius y los modernos normalmente de tambor.
El Freiberger, como muestra la primera de las tres imágenes siguientes, tiene el sistema de lectura fina de minutos mediante un tambor de 60 marcas montado sobre el tornillo micrométrico de desplazamiento, cuya vuelta completa corresponde a un grado del limbo. La apreciación visual de los segundos se efectúa interpolando a la vista las marcas de minutos de acuerdo a su correspondiente línea de fe. El Ebbco de la segunda imagen combina este último sistema con un pequeño "nonius" para la lectura de segundos, aunque en este caso sea más por estética que por otra cosa, ya que su falta de precisión intrínseca al estar fabricado con plástico, con errores muy superiores al minuto, no puede aprovechar ni de lejos esta característica. Y en la tercera imagen se muestra el sistema de nonius de un sextante de bronce del siglo XIX, que dispone de una pequeña lupa para apreciar mejor la coincidencia de las líneas.

Escala de minutos y fracción marcada en el micrómetro del Freiberger

Imagen


Escala en el micrómetro más nonius en el Ebbco

Imagen


Sólo nonius con lupa de aumento en el sextante antiguo

Imagen


Respecto al nonius, llamado también Vernier a causa del matemático francés del siglo XVII que fue su inventor, cualquiera que haya manejado un "pie de rey" sabe como funciona. En los estos sextantes el limbo está graduado en grados y en decenas, quincenas o veintenas de minutos, y por tanto su precisión dependerá del tipo de escala elegida y del número y extensión de marcas del nonius, pero ya que todos los modelos actuales son de tambor micrométrico, dejaremos una descripción más exhaustiva para alguna futura página sobre este tipo de sextantes.

=================================


Ajustes del sextante

Aparte de lo anterior, debemos decir que los espejos son las únicas partes ajustables de un sextante, y para esta función el espejo grande móvil dispone normalmente de un tornillo y el espejo pequeño fijo dispone de dos. Con dichos tornillos se podrán ajustar las perpenticularidades con el limbo y paralelismos mutuos, y también corregir el llamado Error de Índice. El modo de proceder es el siguiente:

1) Ajustando el espejo grande perpenticular al plano del limbo. Para ello se coloca el brazo de ajuste o alidada más o menos a un tercio del limbo a partir de cero. De acuerdo al dibujo de la primera imagen siguiente y colocando el sextante en posición horizontal, acercando la vista al espejo se observa el limbo de forma directa y a la vez reflejada en el espejo. Si ambas imágenes no son una prolongación es que no está perpenticular (como muestra la imagen central). Entonces se actúa sobre el único tornillo de ajuste hasta obtener la alineación de la tercera imagen.

Ajustar la perpenticularidad del espejo grande

Imagen


El espejo no está perpenticular al limbo

Imagen


El espejo está perpenticular al limbo

Imagen


2) Ajustando el espejo pequeño paralelo al espejo grande (y por tanto, también perpenticular al plano del limbo). Una vez efectuado siempre en primer lugar el ajuste del espejo grande, ahora comprobaremos si el espejo pequeño sea paralelo a éste.
Este ajuste se puede efectuar mediante un astro o mediante el horizonte.
a) Mediante un astro: se coloca la alidada en la marca 0º del limbo y miramos hacia una estrella o hacia el Sol ( en este caso utilizando tanto los filtros superiores como de horizonte). Entonces inclinamos hacia uno y otro lado el sextante mientras movemos la alidada. Si la imagen reflejada del astro pasa exactamente sobre la directa en cualquiera de las posiciones (línea roja A de la primera imagen), es que los espejos están paralelos. Si una pasa al lado de la otra, no (caso de línea roja B).
b) Mediante el horizonte: miramos el horizonte y llevamos la alidada a cero, reajustándola para que la línea del horizonte directo y reflejado coincidan. Después inclinamos el sextante a uno y otro lado y dicha coincidencia ha de mantenerse. Si un horizonte sube o baja con respecto al otro (caso de la segunda imagen), es que el paralelismo no es correcto.
En ambos casos, cuando el paralelismo no sea correcto, actuaremos sobre el tornillo superior (o el que esté situado en una esquina) del espejo pequeño hasta que se den las coincidencias anteriores (caso de tercera imagen).

Ajuste de paralelismo entre espejos con un astro

Imagen


Ajuste con el horizonte, en este caso el paralelismo está desajustado

Imagen


Ajuste con el horizonte, en este caso el paralelismo está ajustado

Imagen


3) Comprobación y ajuste del Error de Indice. El llamado Error de Índice se produce por un ángulo de reflexión incorrecto del espejo pequeño. Dicho ajuste ha de efectuarse cuando ya se hayan realizado los dos anteriores, y para ello también se puede utilizar un astro o el horizonte. El procedimiento es el poner la alidada a cero, tanto en el limbo como en el micrómetro, y observar el astro o el horizonte. Es este momento ha de verse una sola imagen, con todas sus líneas horizontales coincidentes. Si hay alguna diferencia se procede a ajustar el tornillo situado en el eje central del espejo pequeño, hasta que las líneas coincidan. En este momento el Error de Índice estará a cero.

En la primera imagen siguiente se observa como se vería el horizonte en caso de existir Error de Índice, estando la alidada a 0º, como una falta de coincidencia horizontal entre la parte de imagen directa, situada a en la parte izquierda, y la reflejada situada a la derecha.

Imagen partida del horizonte en que se observa la existencia de Error de Índice

Imagen


Tornillo de ajuste en el espejo grande

Imagen


Tornillos de ajuste en el espejo pequeño

Imagen


En los buenos sextantes el mecanismo de ajuste suele estar protegido. Por ejemplo, en el Freigerger debe utilizarse una pequeña herramienta contenida en la caja, con un extremo en forma de llave que sirve para desbloquear el ajuste y el otro en forma de vaso cuadrado para cambiarlo. Por otra parte, los puristas desaconsejan corregir el Error de Índice, al decir que el sistema de ajuste puede coger holgura, y que es mejor simplemente saber cual es dicho error y aplicarlo con signo + si la linea de fe está a la derecha del cero y -- si está a la izquierda. Yo no estoy demasiado de acuerdo con esta limitación. No se trata de ajustarlo antes de cada observación, esto está claro, pero un mecanismo construido con materiales de calidad debe poder ser utilizado sin problemas para aquello que está previsto.
Aparte de todo ello, una vez efectuada la corrección del Error de Índice conviene volver a comprobar el ajuste de paralelismo del espejo pequeño, por si de alguna manera hubiera resultado modificado.

- Continua en el mensaje siguiente... -

_________________
La VIDA sólo es energía que ha aprendido a defenderse... (Anilandro)

*** La Web de Anilandro *** http://sites.google.com/site/anilandro


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: Sab Ene 13, 2018 8:41 pm 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Feb 11, 2007 10:16 pm
Mensajes: 4608
Ubicación: Islas Baleares, España
- Continua desde el mensaje anterior... -

- El Sextante y su uso en el mar -


Midiendo "alturas" con el sextante

¿Pero entonces el sextante también puede medir alturas...? Aplicando el lenguaje de calle diríamos que no, que sólo puede medir ángulos, aunque con ellos sí sería después posible calcular la "altura física" de algo, como un acantilado, una torre o una montaña. Pero si nos atenemos al lenguaje náutico resulta que la palabra altura ya se refiere directamente a un ángulo, en concreto el que forma un astro con el horizonte, medido desde el ojo del observador.
Y todo esto está muy bien, pero ya que podemos imaginarnos el motivo de querer saber la altura de una torre o una montaña, ...¿Qué utilidad puede tener para un marino el saber a cuantos miles o millones de kilómetros se encuentra un astro sobre su cabeza? ...pues para nada. De una parte porque este tipo de medidas astronómicas no pueden realizarse con un sextante, y de la otra porque la mayor utilidad de la "altura" de un astro consiste en permitir mediante una serie de cálculos que el navegante conozca cual es su situación en la mar.

Sin embargo, tomar la altura de un astro mientras se navega no es una tarea tan sencilla como hacer lo mismo con una torre asentada sobre un terreno firme. Los zarandeos suelen ser un mal aliado para efectuar medidas angulares de segundos de resolución, además, la línea del horizonte cambia con las olas, y al ser la Tierra esférica, dependiendo de la elevación que nos encontremos sobre el nivel del mar, su límite estará más o menos alejado y modificará la medida del ángulo final. Tenemos que considerar además el efecto de la refracción atmosférica, que también cambiará el ángulo observado, y en el caso del Sol y la Luna el problema de su diámetro, cuyo centro no es fácil de precisar.

Estos condicionantes no tenían importancia al tratar con astrolabios y ballestinas, ya que el propio error del instrumento era mucho mayor que todos los demás, pero al utilizar un sextante es necesario efectuar las correcciones pertinentes para aprovechar su precisión. Sigamos las pautas que seguiría un marino:

Escena de Master & Commander en que los Caballeros Cadetes de la HMS Surprise realizan prácticas con el sextante

Imagen


1) Comenzando la observación. En primer lugar procederemos a imitar al capitán Jack Aubrie de Master & Commander; subiremos a cubierta con aires de autoridad y colocándonos en una posición estable, elevaremos el sextante a la altura de los ojos y miraremos hacia el horizonte en dirección al sol. En este momento volveremos a comprobar el Error de Índice, por si ha cambiado desde la última vez que lo ajustamos. Si es así, en este caso no lo vamos a tocar, limitándonos a apuntar este error EI (normalmente de pocos minutos y fracción). La siguiente cosa que haremos será calcular a ojo la altura del sol, desde los 0º si está tocando el horizonte a los 90º sis se encuentra sobre nuestra cabeza.

2) Bajando el Sol al horizonte. En primer lugar introduciremos los dos filtros superiores menos atenuantes en la línea de visión, y apretando la palanca de desplazamiento rápido de la alidada la situaremos en la medida "a ojo" que antes hemos tomado. Ahora, al observar a través del sextante, con un poco de suerte ya veremos el disco solar en las cercanías de horizonte, un poco por encima o un poco por debajo. Si dicha imagen es demasiado luminosa o demasiado débil a causa de los filtros, los iremos apartando o intercambiando por otro más suave hasta el punto en que el contorno del astro sea nítido pero sin deslumbrar.

3) Tangenteando su limbo inferior. A diferencia de las estrellas y los planetas, cuya imagen se reduce a un punto, tanto el Sol como la Luna muestran un disco de considerable tamaño. Como nuestra observación es del astro rey, utilizando el micrómetro deberíamos poder ajustar su centro exactamente sobre la línea del horizonte, pero dicho centro es muy difícil de precisar sin cometer errores importantes, y por este motivo utilizaremos la línea de su limbo inferior, que ajustaremos para que sea tangente al horizonte. En algunos casos especiales se utiliza también el limbo superior, pero como ni es frecuente ni es nuestro propósito el contemplar todas las variaciones posibles, vamos a dejarlo.

Bien, una vez estemos en este punto inclinaremos el sextante alternativamente hacia uno y otro lado, observando como el sol describe parte de una trayectoria circular, que a igual que muestran las imágenes siguientes, sube en los extremos y se aproxima al horizonte en el centro. De esta forma es mucho más fácil apreciar el punto justo de coincidencia.

Tangenteo del Sol o la Luna con el horizonte

Imagen


Tangenteo de una estrella o un planeta con el horizonte

Imagen


Para sorpresa de los novatos, el punto de tangenteo conseguido se perderá de forma visible en pocos segundos, aunque más rápidamente cuanto más bajo esté el astro sobre el horizonte real, y para mantenerlo será necesario ir reajustado el micrómetro de forma constante. Este movimiento del astro, que en realidad es sólo aparente ya que quienes nos movemos somos nosotros por la propia rotación terrestre, será de subida si estamos mirando hacia el Este y de bajada si miramos hacia el Oeste. Además de esto, las alturas de los astros sólo suelen tomarse cuando se encuentran en valores comprendidos entre 15º y 70º, puesto que más bajos o más altos aumenta la posibilidad de añadir una serie de errores que más adelante se explicarán.

4) Efectuando la lectura del sextante. La Altura Observada (AO). La medida del ángulo ya está fijada y ahora debemos leerla. Para ello observaremos el limbo del sextante cuyas marcas indican los grados. La marca cero o "línea de fe" nos dirá cual es el valor de este parámetro, y para determinar los minutos y los segundos de grado miraremos al tambor del micrómetro y su correspondiente línea de fe, con la cual, interpolando a la vista, obtendremos la deseada resolución de 10".

En el ejemplo de la imagen que viene a continuación vemos que la medida en el limbo del sextante corresponde a 65º y en el tambor del micrómetro a 37', a los que sumaremos unos 40" debidos a la posición proporcional de la "línea de fe" con respecto a las marcas de 35 y 36 minutos. El valor de la medida completa será por tanto de 65º 35' 40", que para facilitar los cálculos a veces es anotada con el último dato en forma decimal (65º 35,6'). Esta medida la llamaremos Altura Observada, que en las anotaciones resumimos como AO.

Ademas, para facilitar los cálculos posteriores, podemos considerar que antes de efectuar la medida hemos comprobado la existencia de un Error de Índice, o EI de -1' 20"

Lectura de la Altura Observada (AO) en el Limbo y el micrómetro

Imagen


Pero resulta... y siempre hay un pero, que nosotros no estamos sobre una superficie quieta y sobre un mar en calma total, sino que subimos y bajamos con las olas, y encima nos encontramos de pie sobre la cabina de una pequeña embarcación que se mueve más de lo que desearíamos, y en muchos momentos faltan manos para sujetar el sextante ya a la vez sujetarnos a nosotros mismos. Tengo un amigo que es Capitán de la Marina Mercante y siempre me decía que él no veía tanto problema en tomar una buena altura. A lo que yo solía replicarle que en vez de efectuarla desde el ala de un puente de mando situado a 50 metros sobre el mar, de un superpetrolero de 350.000 toneladas, probara de hacerlo desde un velero Furia 28, de apenas dos toneladas y media de desplazamiento, con una cabina situada a 1,6 metros sobre el mar y con olas de la misma medida.

Marinos de la Royal Navy tomando tres alturas simultáneas del Sol durante el bloqueo naval a Alemania en la I Guerra Mundial

Imagen


Como sea, no deberíamos fiarnos demasiado de una única altura, y por lo tanto, ya que tenemos todo el tiempo del mundo, no estará de más que la repitamos entre tres y cinco veces. Por otra parte, ya hemos dicho que por efecto de la rotación terrestre la medida variará cada pocos segundos, ya que salvo en un caso muy particular denominado "Meridiana" (que también explicaré en la página de Astronomía Náutica), el astro estará "subiendo" o "bajando" de forma visible, lo cual nos obligará a que las medidas de altura estén asociadas a su respectiva hora de cronómetro.

=================================


Leyendo el cronómetro y sacando las medias de altura

Continuando con las medidas de altura y la práctica necesaria para asociarlas a su hora correspondiente, diremos que si no se tiene la ayuda de otra persona, el cronómetro deberá estar muy a mano del observador, siendo la parte superior del mango de propio sextante un excelente sitio para instalarlo. En el momento en que el astro cumpla con la tangente, bastará un pequeño gesto con la mano para ver la hora, comenzando siempre por los segundos, que anotaremos en un papel, y después haremos lo mismo con los minutos y con las horas. Si en cambio dispusiéramos de un ayudante, en el momento de la tangente daríamos la voz "top", y esta persona, situada junto al cronómetro, procedería con la misma secuencia.

Parte trasera del Freiberger con un cronómetro fijado en la parte alta del mango de sujeción

Imagen


Tantas precauciones son necesarias porque un error tanto en la hora del propio cronómetro como en su lectura de tan solo 4 segundos, en los cálculos nos puede crear una diferencia de hasta 1 milla en la situación geográfica, y como a buen seguro ya cometeremos otras inexactidudes en la medición de la altura, donde 1 minuto de grado también equivale a una milla, deberemos ser muy escrupulosos para no ir sumando errores adicionales en todo el proceso.

Concretando, en poco más de dos minutos hemos obtenido cinco Alturas Observadas (AO) relacionadas con sus respectivas Horas de Cronómetro (HC), que nos han dado los siguientes valores:

Observaciones:....... Altura Observada (AO)........ Hora Cronómetro (HC)
.....Primera.................. 46º 8' 30"..........................10h 22m 20s
.....Segunda.................46º 11' 50"..........................10h 22m 52s
.....Tercera...................46º 16' 40"..........................10h 23m 31s
.....Cuarta....................46º 18' 20"..........................10h 24m 3s
.....Quinta....................46º 22' 40"..........................10h 24m 44s

Una vez regresados a la mesa de cartas con el papel donde hemos anotado estos valores, correcto es hacer una media de los mismos, pero no una media con todos ellos, sino solamente con aquellos que se mantengan en los márgenes más cercanos de la mayoría. Para ello tomaremos papel milimetrado, trazaremos dos rayas perpenticulares y marcaremos el eje de abcisas (X) con una división para cada diez segundos de tiempo, con lo cual, las medidas de minutos se repetirán cada 6. Sobre el eje de ordenadas (Y) marcaremos en cada división un minuto de grado. Después introduciremos cada una de las observaciones a partir de sus coordenadas, el tiempo en horizontal y la altura en vertical. Quedando la cosa como muestra la siguiente imagen.

Gráfico de cinco alturas observadas (AO), en que se nota que la tercera está bastante fuera de límites y deberá ser descartada

Imagen


Trazando una raya de unión sobre aquellos puntos que más o menos estén en línea, observamos como la tercera observación difiere considerablemente de las demás, y por lo tanto vamos a descartarla para efectuar la media. Sumaremos por una parte los tiempos de las observaciones 1, 2, 4 y 5, y de la otra las alturas respectivas, dividiendo ambos resultados por 4.

Observaciones:........Altura Observada (AO)........Hora Cronómetro (HC)
.....Primera...................46º 8' 30"..........................10h 22m 20s
.....Segunda..................46º 11' 50".........................10h 22m 52s
.....Tercera....................descartada.........................descartada
.....Cuarta.....................46º 18' 20"..........................10h 24m 3s
.....Quinta.....................46º 22' 40"..........................10h 24m 44s
..... Valor medio:...........46º 15' 20"..........................10h 23m 29s

Con paciencia marinera vamos progresando. Ya disponemos de una altura bastante fiable relacionada con su hora, pero antes de olvidarnos del sextante con que la hemos tomado, debemos aplicar una corrección para evitar el error reflejado en la Tabla de Calibración y otra para el Error de Índice.


La Tabla de Calibración

Ya hemos dicho que los sextantes están construidos con una alta precisión mecánica, pero incluso así es inevitable que arrojen diferencias de medida dependiendo de la posición de la alidada. De manera que en la fábrica, una vez acabado el instrumento, se ajustan sus espejos, se corrige el Error de Indice y se coloca en una máquina óptica de calibración que va comparando para todo el arco del limbo las pequeñas diferencias entre los ángulos medidos y los que debería medir. El resultado se anota en una Tabla de Calibración que permitirá a los futuros usuarios corregir las mediciones que efectúen.

Tabla de Calibración de mi Freiberger, alojada en el interior de la caja de transporte

Imagen


Grados del limbo y Corrección en segundos
.......0.....0
.....10.....+20
.....20.....+34
.....30.....+14
.....40.....+30
.....50.....+30
.....60.....+7
.....70.....+30
.....80.....+30
.....90.....+22
...100.....+37
...110.....+40
...120.....+46

En el caso de mi Freiberger, la tabla de calibración se encuentra alojada en el interior de su caja de transporte, protegida por un plástico transparente, y observo que los valores oscilan desde el 0" para 0º hasta un valor máximo de 46" para 120º. En las observaciones normales de astros, el error estará comprendido entre valores de 7" y 34". Dicho valor tendremos que aplicarlo con su signo correspondiente, buscando en la tabla los valores más próximos a nuestra medida e interpolando de ser necesario.


Corrigiendo el Error Instrumental para obtener la Altura Instrumental (AI) a partir de la Observada (AO)

Así pues, el Error Instrumental, es decir, el que introduce el propio sextante, estará compuesto por el reflejado en la Tabla de Calibración y por el Error de Índice que podamos haber medido antes de la observación del Sol.


Altura Observada (AO):........................46º 15' 20"
Corrección Tabla de Calibración:....................+30"
Corrección del Error de Índice (EI):...............-1' 20"
Altura Instrumental (AI).........................46º 14' 30"


Correcciones para obtener la Altura Verdadera

Bien, ya disponemos de la altura instrumental (AI) corregida de los errores que pudiera tener el sextante, pero antes ya he citado otra serie de errores que no son debidos al instrumento, sino a las propias leyes de la física y a la posición del observador. Las correcciones a efectuar para conseguir la Altura Verdadera (AV) son las siguientes:

1) Corrección por Depresión de Horizonte
2) Corrección por Refracción Astronómica
3) Corrección por Paralaje
4) Corrección por Semidiámetro

Ahora simplemente explicaré en que consiste cada una de estas correcciones, reservando para el final aplicarlas al ejemplo de la Altura Instrumental que hemos hallado.


1) Corrección por depresión de horizonte

Todos sabemos que la tierra es esférica, y por este motivo los edificios o accidentes geográficos se van "escondiendo" bajo nuestro horizonte visual con la distancia. También sabemos que dicho horizonte visual depende de la elevación a la que nos encontremos, ya que incluso ante un terreno llano veremos objetos mucho más lejanos si nos subimos a una torre que si estamos a nivel de suelo. Este efecto se llama "depresión del horizonte", y puesto que nosotros medidos al altura de un astro con respecto a la línea de nuestro horizonte visual, y éste cambia con nuestra elevación sobre el terreno, deberemos corregir dicha altura para que refleje su valor real, es decir, la que tendría con una línea totalmente horizontal a nuestros ojos, que coincide con una tangente a cada punto de la Tierra.

En la imagen siguiente puede verse una representación de como afecta la elevación del observador sobre la altura del Sol, cuyos rayos se suponen paralelos debido a su distancia. El observador H-1 tiene por horizonte el círculo marcado como CH-1, en cambio el observador H-2 tiene como horizonte el CH-2, situado a más distancia. En este segundo caso, la Altura Observada, y por tanto también la Altura Instrumental corregida, será mayor que en el caso de H-1.
Como sea, ambas alturas son erróneas, y han de ser corregidas para que fueran las observadas por H-0, cuyo ojo debería estar, hipotéticamente, al mismo nivel del mar, con el límite del horizonte coincidente con el propio punto de observación.

Efecto de la Depresión de Horizonte sobre la altura del Sol, que cambia significativamente según la elevación del observador

Imagen


Dicha corrección no se aplicaría para un tipo especial de sextantes que estaban destinados principalmente a la navegación aérea, cuyo horizonte se establecía no por visión directa sino mediante un nivel de burbuja, y que por tanto, en todas las ocasiones ya medía respecto al "horizonte real", independiente de la altura.


2) Corrección por Refracción Astronómica

El fenómeno óptico de la refracción ocurre cuando la luz atraviesa medios de distinta naturaleza, como pueden ser las diferentes capas atmosféricas situadas entre el astro y el ojo del observador. Este efecto es especialmente visible en el agua, donde si introducimos un palo observamos que se produce una discontinuidad de forma entre la parte sumergida y la que está fuera del agua. La refracción astronómica nos hace ver los astros más altos de lo que en realidad están, y por lo tanto, su corrección será siempre negativa.

La imagen siguiente muestra, aunque de una forma exagerada para ver la diferencia, la altura real B que se mediría si no existiera la refracción, y la altura A con refracción. La refracción es mayor en caso de bajas elevaciones del astro sobre el horizonte y va disminuyendo hasta llegar a cero en la vertical de nuestras cabezas.

Efecto de la refracción en las medidas de altura

Imagen

- Continua en el mensaje siguiente... -

_________________
La VIDA sólo es energía que ha aprendido a defenderse... (Anilandro)

*** La Web de Anilandro *** http://sites.google.com/site/anilandro


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: Sab Ene 13, 2018 8:42 pm 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Feb 11, 2007 10:16 pm
Mensajes: 4608
Ubicación: Islas Baleares, España
- Continua desde el mensaje anterior... -

- El Sextante y su uso en el mar -


3) Corrección por Paralaje

El Error de Paralaje solo se produce con astros muy cercanos, cuyos rayos de luz no llegan paralelos a la Tierra, de manera que su altura quedará modificada por este hecho. En realidad, el Error de Paralaje sólo afecta a la Luna y al Sol, aunque en este último es casi insignificante, con un valor máximo de 8", y casi nunca se tiene en cuenta. Con la Luna en cambio sí es absolutamente necesario corregirlo, habida cuenta que este astro, por la variabilidad de sus parámetros, es el peor que puede utilizarse para hallar una situación.

Efecto del Paralaje sobre la altura de un astro

Imagen


En la imagen anterior puede verse una representación del Error de Paralaje. En caso de rayos de luz sin paralaje (en rojo), la altura del astro en un momento dado sólo depende de la posición del observador sobre la superficie terrestre. Para los rayos de luz de un astro muy cercano (azul), como la Luna, al cambio de alturas por cambio de posición se añade el factor de la divergencia de haces en origen a causa del paralaje. El efecto es muy visible en la distinta relación de los ángulos azul y rojo en el Observador 1 y el Observador 2, dependiendo de la existencia o no de paralaje.

4) Corrección por Semidiámetro

Al efectuar la observación del Sol hemos dicho que para conseguir una buena precisión en la medida de altura se tangentea el limbo inferior, porque si intentáramos acertar con el centro del astro sobre la línea de horizonte, lo más probable sería que nos equivocáramos en algunos minutos de grado.
Naturalmente, entre las correcciones de la altura debe figurar el sumarle el semidiámetro que le hemos restado en la observación. Dicho semidiámetro tiene un valor medio de 16', pero varía con la altura y hasta con la época del año (en enero es de 16,3' y en agosto de 15,7') ya que al estar el Sol más cerca o más lejos de la Tierra, su tamaño cambia para el observador.

Corrección del Semidiámetro

Imagen


Aplicando las correcciones, el Almanaque Náutico y las Tablas Náuticas

Para efectuar las correcciones anteriores acudiremos al Almanaque Náutico para el año en curso, que es una publicación del Instituto y Observatorio de la Marina, en San Fernado, Cádiz, donde podemos hallar tanto los datos astronómicos del Sol, Luna, planetas y estrellas, como las tablas de corrección más necesarias. Para algunos cálculos en mis tiempos también se utilizaban las llamadas Tablas Náuticas (como reza en su portada: "Redactadas por orden de la superioridad"), que contienen desde tablas de logaritmos y trigonométricas a correcciones astronómicas, de rumbos o marcaciones de radio, pero en la actualidad, con el uso de las calculadoras científicas su utilidad a quedado muy reducida.

El Almanaque Náutico y las Tablas Náuticas, publicaciones imprescindibles para el navegante

Imagen

Imagen


Estas publicaciones no son las únicas que podríamos utilizar en la mar, de hecho, no son ninguna maravilla en cuanto a versatilidad ni a facilidad de uso. Para los cálculos náuticos muchos navegantes prefieren utilizar las llamadas Tablas Aéreas Inglesas AP-3270 o sus equivalentes de la Oficina Hidrógráfica Americana HO-249, compuestas de tres volúmenes, de los cuales los dos destinado al Sol son permanentes, y el de estrellas y planetas cambia cada cinco años.

Como en nuestro caso sólo disponemos de las nacionales, de momento echaremos mano del Almanaque Náutico, y aunque mi ejemplar sea de 1982 y por tanto no sería válido para datos astronómicos del 2011, las tablas de correcciones no cambian con los años y las podemos utilizar sin problemas. Para ello vamos a la página 387 donde encontramos la tabla A de "Depresión de Horizonte", allí entraremos con los metros de elevación sobre el nivel del mar en el momento de la observación, y en la columna de la derecha encontramos el valor en minutos y segundos de grado que debemos restar a la Altura Instrumental.

Imagen


En el ejemplo que estamos siguiendo, y suponiendo que hemos hecho la observación sobre la cabina del Furia 28, calculamos que el sextante se encontraba a unos 3 metros sobre el mar, valor que interpolando corresponde a una corrección negativa de 3,1'. Si pasamos la parte decimal a segundos, tenemos - 3' 6", valor que guardaremos.

A diferencia de las Tablas Náuticas, en que las correcciones por refracción, paralaje y semidiámetro están separadas en tablas diferentes, en el Almanaque se han unificado en una sola tabla específica para corregir alturas del Sol observado en su limbo inferior.
Como el valor de la Altura Instrumental que teníamos es de: 46º 14' 30" , interpolando un poco a ojo nos dará una corrección de + 15,2' , que traducido a minutos y segundos es de + 15' 12"

Imagen


Antes hemos dicho que el semidiámetro variaba con la distancia de la Tierra al Sol, y este factor ha de tenerse en cuenta, aunque no es crítico ya que cambia muy lentamente con los días. Entonces, si la observación la hemos efectuado por ejemplo en las cercanías del 25 de Agosto, debemos aplicar una Corrección Adicional de - 0,15' , traducido a segundos - 9"


La Altura Verdadera del Sol centro

Aplicando los datos que hemos calculado anteriormente obtendremos la Altura Verdadera de Sol Centro, que será la que utilizaremos en los cálculos náuticos de la próxima página sobre navegación astronómica.
En un principio había pensado incluir el tema de la astronomía y su aplicación a la situación en la mar en la misma página del sextante, pero al ir desarrollándola y aún dejando muchas cosas en el tintero, me he dado cuenta que sólo con la descripción del instrumento, la toma de alturas y sus correcciones ya es demasiado larga.

Altura Instrumental (AI)...........46º 14' 30"
Tabla A Corr. Depres Horiz............-3' 6"
Tabla B Corr.Semi, Refrac, Paral..15' 12"
Tabla B Corr, Adicional......................-9"
Altura Verdadera (AV).............46º 26' 27"

Por otra parte, sé muy bien que todos estos procedimientos, cálculos y correcciones pueden parecer largos y engorrosos, pero en realidad, una vez aprendidos son sencillos y muy rápidos. Con los años que llevo navegando puedo asegurar que tomar una serie de alturas, hacer su media y corregirla, no va más allá de cinco minutos de reloj.

=================================


Epílogo

Y hasta aquí debería llegar esta página sobre el sextante, pero hasta a mí mismo me resulta un poco pobre el final; resulta que tenemos el sextante y más o menos sabemos manejarlo pero no sabemos qué hacer con él. La siguiente página, con sus Rectas de Altura y sus Meridianas, llegará, eso lo prometo, pero mientras tanto, para ir abriendo boca me gustaría mostrar dos de las posibles aplicaciones de este instrumento: La medición de la altura de una torre y un procedimiento que en náutica se denomina "Situación por ángulos horizontales".


Medición de la altura de una torre

Estamos en un terreno llano y necesitamos saber la altura de un mástil de antena que tenemos ante nuestra vista, disponemos una cinta de medir, pero naturalmente no tenemos manera de subirnos a la torre y efectuar la operación desde arriba. Por suerte también tenemos a mano nuestro sextante, así que primero nos acercamos a la torre y le hacemos una marca con pintura roja a 1,6 metros de su base, que viene a ser más o menos la nuestra. Después nos separamos 50 metros y con la alidada bajamos el punto más alto de la torre hasta la marca roja, ángulo que nos arroja el limbo y el micrómetro es de 67º 46'.
Como es lógico, para estas medidas "terrestres" no hay que aplicar las correcciones citadas para los astros, pero sí las del propio instrumento, como la Tabla de Calibración y el Error de Índice, especialmente este último, de bebe ser comprobado previamente a la medida desde el punto de observación con la marca roja en la torre, ya que al ser tan corta la distancia, la diferencia de posición en altura de los dos espejos del sextante puede añadir un error de paralaje inverso, que en este caso se traducirá en un error de índice que puede llegar a ser importante.

Ahora a acudiremos a la trigonometría tradicional y sabiendo que la tangente de un ángulo es el cateto opuesto dividido por el contiguo, deducimos que la tangente del ángulo medido será igualmente la altura H de la torre dividida por la distancia D que nos hemos separado de su base. Despejando la altura H, la fórmula queda de esta manera:

altura de la torre (H) = Distancia a la base (D) x Tangente A

Imagen


Con nuestra calculadora científica hallamos que: Tan 67º 46' x 50 = 122,27 metros
Para la altura total aún hará falta añadir los 1,6 metros de la base del pedestal: 122,27 + 1,6 = 123,87 metros

También habríamos podido medir directamente el ángulo desde la base a la parte alta, porque el error cometido habría sino pequeño, pero de esta forma hemos sido más fieles a la intención de la experiencia.


Situación por ángulos horizontales

Esta vez estamos en el mar, navegando a pocas millas de la costa, que se destaca hacia el norte como una línea quebrada que se difumina en el atardecer. El día ha sido malo y nublado, con mucho viento de gregal que nos ha dejado una importante mar de fondo. Las olas superan los dos metros y alguna aún conserva parte de la furia con que nos han azotado a partir del mediodía. Estamos bastante cansados y deseamos llegar a puerto cuanto antes, pero nunca habíamos navegado por estas costas y según las cartas el único refugio practicable se encuentra a unas quince o veinte millas hacia el este. El problema es que desde ayer no tenemos una situación fiable, porque hay corriente variable del sureste y durante más de doce horas hemos estado dando bordos de ceñida con un abatimiento importante... y por si fuera poco la corredera ha parado de marcar, tal vez porque un pequeño plástico o restos de algas se hayan metido entre sus paletas... Así que, antes de que se cierre la noche, necesitamos con algo de urgencia una situación verdadera que nos permita trazar el nuevo rumbo.

Bajamos a la camareta y al poco regresamos con nuestro sextante. En la costa aún son visibles algunos puntos, como un faro que ha comenzado a brillar por la aleta de babor, un monte que se destaca por el través, y un poco más a proa un cabo coronado por un promontorio rocoso que se adentra en el mar.

Sujetamos el sextante en posición horizontal mirando hacia el faro, y vamos girando la alidada observando como en el campo reflejado trascurre la línea de costa. En un cierto momento aparece el monte, que ajustamos de manera que su cúspide coincida con el faro. Leemos las marcas del limbo y del micrómetro que nos dan 42º 50' . A igual que ocurría al mirar la altura de la torre, en este caso tampoco necesitamos precisar como en las alturas de astros ni aplicar sus correcciones, ni tener el cronómetro a mano para fijarnos al segundo, pero como cada situación debe estar relacionada con la hora en que se obtuvo, antes de la observación hemos anotado la hora UTC, que nos indicaba las 20h 36m.

Ahora cambiamos el punto de observación, miramos directamente hacia la montaña y con la alidada "traemos" hacia ella el cabo del promontorio rocoso. Esta nueva medida nos da 72º 30'.

Abandonamos la cubierta, no sin antes comprobar que el piloto automático nos mantiene con alguna que otra guiñada al rumbo actual, y nos sentamos ante la mesa de cartas. Abrimos la carta correspondiente a la zona de navegación y en seguida identificamos el faro, que hemos marcado como A, el Monte Onos, marcado como B, y el promontorio C que corresponde al Cabo Patsei

Para resolver la situación por ángulos horizontales procedemos de la siguiente forma:

1) Trazamos una recta AB que une el faro con el Monte Onos, y otra CB que une el Cabo Patsei con el Monte Onos
2) En ambas rectas buscamos y marcamos sus puntos medios (marcas verdes)

Situación por ángulos horizontales, uniendo sobre la carta los puntos observados

Imagen


3) A partir del punto A y utilizando un transportador de ángulos marcamos una recta separada de la linea roja AB por el mismo ángulo que hemos medido con el sextante entre los puntos A y B. La recta ha de dibujarse en el sentido contrario de donde hemos hecho la medición. Seguidamente, trazamos a partir del punto A una perpenticular a dicha recta, que se prolongue hacia el mar.

4) A igual que en el caso anterior, a partir del punto C y utilizando un transportador de ángulos marcamos una recta separada de la linea roja CB por el mismo ángulo que hemos medido con el sextante entre los puntos B y C. Seguidamente, trazamos a partir del punto C una perpenticular a dicha recta, que se prolongue hacia el mar.

Trazando los ángulos en sentido contrario y las rectas perpenticulares

Imagen


5) A partir de los puntos medios de las rectas AB y CB, que antes hemos marcado, trazamos sendas bisectrices a dichas rectas. Ambas bisectrices han de prolongarse sobre el mar hasta cortar las dos rayas azules dibujadas anteriormente.

Trazando las bisectrices para hallar los centros de los Arcos Capaces

Imagen


6) Cada una de las intersecciones de las bisectrices con las rayas azules constituyen el centro de una circunferencia que pasa por las dos referencias de tierra que hemos marcado con el sextante, y la parte de la circunferencia comprendida entre dichas referencias y el mar recibe el nombre de Arco Capaz, porque en cada uno de los puntos de dicho arco, las referencias de tierra se verán con el mismo ángulo.

7) Entonces, resulta que para haber medido un ángulo de 42º 50' entre los puntos AB, nosotros debemos estar forzosamente sobre algún punto del Arco Capaz de la izquierda, y para haber medido un ángulo de 72º 30' entre los puntos BC también debemos estar en algún punto del Arco Capaz de la derecha... por lo tanto sólo podemos estar en el punto de intersección de ambos arcos.

Trazando los Arcos Capaces y resolviendo nuestra situación por ángulos horizontales

Imagen


...Ahora que ya tenemos una buena situación, pondremos rumbo hacia ese puerto que nos espera para descansar... a ver si mañana hay bonanza, el viento gira a poniente y podemos proseguir con mejores singladuras...

Un saludo a todos

_________________
La VIDA sólo es energía que ha aprendido a defenderse... (Anilandro)

*** La Web de Anilandro *** http://sites.google.com/site/anilandro


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: Sab Ene 13, 2018 9:01 pm 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Feb 11, 2007 10:16 pm
Mensajes: 4608
Ubicación: Islas Baleares, España
- El Sextante y su uso en el mar -
Citar:
davidFL dijo:
Esperaba, ansiosamente este trabajo, procederé a leerlo ámpliamente , y me resultará, bien seguro de enorme utilidad.
Espero" poner en marcha "el sextante que construí yo con mayor propiedad.
Sabiendo la dificultad que implica este tipo de didáctica, es de enorme mérito que te hayas tomado la molestia de hacerlo, y sería de natural pronóstico, e indicador de gran valor, que este hilo tuviera una lista interminable de entradas, pues su correlación con temas de múltiple condición, sin olvidar la troncal, es extensísima.
Muchas gracias, una vez leído, doy mi opinión, esto es, del modo en que está presentado e ilustrado, pues del contenido en sí, no hay opinión, tratándose de hechos, únicamente agradecer que facilites pasar del "quiero saber" al sé.
Tuyo, y S.S., DF
Citar:
Rafa dijo:
Hola. Gracias Ani, siempre quise saber como funciona, preferiría hacer uso de el en un bonito velero...


Gracias David y Rafa por el interés. Espero, Dave, que te sirva para ajustar tu sextante. El principal problema ha sido reunir la información de manera que fuera entendible, ya que normalmente los textos técnicos se empeñan en explicar las cosas para quien ya las sabe. Como fuentes principales he acudido al sesudo tomo primero de Astronomía y Navegación de Moreu Curbera, al Manual del Capitán de Yate de Agustín Anabitarte, a la Navegación Astronómica Simplificada de J. Altimiras y a mis propios apuntes de cuando estudiaba estas materias. Y lo que más tiempo ha llevado a sido plantear los conceptos lo más clarificados posible y confeccionar la mayoría de los gráficos. En resumen, casi todas las vacaciones trabajando al menos una hora diaria, puesto que lamentablemente este año me las he tenido que pasar en puerto a causa de los constantes temporales y con un final de fiesta en forma de una rotura fibrilar en los gemelos de la pierna derecha que me ha tenido diez días con la pierna en alto y una baja de dos semanas más.

Saludos

_________________
La VIDA sólo es energía que ha aprendido a defenderse... (Anilandro)

*** La Web de Anilandro *** http://sites.google.com/site/anilandro


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: Sab Ene 13, 2018 9:04 pm 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Feb 11, 2007 10:16 pm
Mensajes: 4608
Ubicación: Islas Baleares, España
- El Sextante y su uso en el mar -
Citar:
Petersen dijo:
Yo creo que el tema va a ser más interesante estos días, que hay anunciada huelga de metro y habrá que buscarse la vida...
Un tema terminado y hasta barnizado, como los que habitualmente expone Anilandro, admite pocos comentarios, sobre todo si algún comentario cierra el circuito de descarga de la máquina electrostática, y se queda uno pegado, con el cabello erizado, y con sensación de haber hecho la pregunta más idiota que vieron los siglos. Un abrazo
Citar:
Hooke dijo:
Para un terrícola como yo, que sólo he navegado en el crucero del viaje de novios, una pasada.
Te hago notar una errata tipográfica, en el apartado "ajustes del sextante" en vez de "alidada" pones "alinada". Saludos.
Citar:
josev dijo:
He encontrado esta página sobre cómo construir un sextante
http://www.rodamedia.com/navastro/artic ... xtante.htm
Citar:
Xanito dijo:
El tema muy interesante. Ahora sé cómo funciona más o menos.
(Le falta un circuitín con altavoz que diga: "En la próxima ola, gire a la derecha :lol: ).
Un 10, como siempre.


Gracias por vuestras palabras, amigos. Hooke, ya he cambiado la errata que me indicas.

El proyecto de construcción del octante en metacrilato es interesante y un buen ejercicio para quien quiera probar este instrumento sin gastarse casi nada, pero lo resultados a buen seguro no van ni a acercarse al Ebbco de plástico, porque al error de lectura de un nonius tan corto hay que sumar los provocados por la construcción (incluidos los espejos con la capa reflectante tras el cristal) y sobre todo por las inevitables deformaciones cuando se maneja. En el caso del Ebbco de plástico, recuerdo que al sostenerlo durante la medida, sólo que con la mano apretaras más o menos el mango, el sol subía y bajaba de forma visible casi un semidiámetro, es decir unos 16'. Así que todo ello puede implicar unos 30 o más minutos de grado, que viene a ser unas 30 millas marinas en la situación.
Ahora bien, para medir la altura de la torre o la situación por ángulos horizontales, funcionará perfectamente.

Saludos

_________________
La VIDA sólo es energía que ha aprendido a defenderse... (Anilandro)

*** La Web de Anilandro *** http://sites.google.com/site/anilandro


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: Sab Ene 13, 2018 10:50 pm 
Desconectado

Registrado: Vie May 15, 2015 12:14 pm
Mensajes: 504
País: España
Ciudad: Guadalajara
Goder... como pasa el tiempo.
https://www.youtube.com/watch?v=Ykzxx8iQJro

_________________
Navajero de Ockham


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: Jue Ene 18, 2018 12:04 am 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Feb 11, 2007 10:16 pm
Mensajes: 4608
Ubicación: Islas Baleares, España
- Regresar al INDICE -

- Objetos de otros tiempos -


Hay gente que cree que los objetos son sólo objetos, y que su proceso pasa inevitablemente por acabar en el basurero cuando comienzan a estropearse con frecuencia o simplemente su utilidad o su estética ya no encaja con nuestras necesidades.

Así transcurre la existencia de la inmensa mayoría de las "cosas" materiales que nos han rodeado, y todos aquellos mecanismos que fueron ideados con gran esfuerzo e inventiva, que un arriesgado fabricante puso a la venta y que a veces recorrieron medio mundo antes de caer en nuestras manos, acaban desmembrados en cajones, refundidos en hornos de metales o simplemente formando parte de un estrato geológico del vertedero que los arqueólogos del futuro estudiaran con atención.

...También hay objetos que tienen más suerte, y superan el estadio de ser "viejos" para convertirse en "antiguos". Entonces su nueva importancia ya no será aquello para lo que fueron creados, sino normalmente para ocupar en la casa un espacio como adorno o criar polvo en la estantería de un museo que pretende mostrarnos sin pasión lo volátil de su importancia.

En tiempos de nuestros abuelos las casas solían tener desvanes, y a veces grandes y oscuros sótanos en que se guardaban sin problemas los objetos que habían acompañado la vida cotidiana de varias generaciones. Unos amigos tienen en su casa la espada, el sombrero de dos picos y el uniforme alabardero del abuelo de su abuelo, que siendo español y de una forma que aún nadie me ha sabido explicar, en el primer tercio del siglo XIX llegó a ser general del ejército inglés de Jorge III. Otro amigo guarda algunas maravillas de la mecánica de precisión, herramientas y diagramas de máquinas de vapor, piezas de cañones navales y hasta un auténtico trozo del eje de bronce del submarino de Isaac Peral.

Yo no tengo esta suerte, un abuelo era militar de infantería y el otro un humilde zapatero manual, y aquello que me gustaría poseer de este último, su banqueta de herramientas, se perdió hace treinta años en alguna mudanza de mis padres. Por otra parte, nunca he tenido demasiado desarrollado el espíritu de coleccionista, pero reconozco que le tomo cariño a algunas de las "cosas" que he usado durante años, sobre todo si estaban bien hechas y se portaron como su constructor predijo, sin dar problemas, o si de alguna forma han quedado asociadas a vivencias, actividades o personas que recuerdo con agrado.

Esta página muestra algunos de estos objetos de otros tiempos que aún guardo y que me gustaría poder conservar.

========================================================


Receptor a lámparas Atwater Kent E-765

Imagen

Imagen


El nombre de Atwater Kent se refiere a una importante firma americana de Filadelfia que desde 1921 hasta su cierre en 1936 llegó a construir millones de receptores de radio de gran calidad. El modelo E-765, de cinco lámparas, fue de los últimos que salieron de sus factorías.

Factoría de Atwater Kent en 1925

Imagen


Este receptor, cuyo mueble es denominado en América tipo "Tombstone", apareció sin nombre ni referencia alguna en un trastero de mi taller al cerrarlo hace siete años, procedente de un cliente que me lo dejó para reparar muchos años antes y que al comunicarle un posible presupuesto decidió que no valía la pena retirarlo.

En todo caso, no descarto algún día proceder a su reparación para que su altavoz vuelva a sonar como en 1936.

========================================================


Receptor a lámparas Philips B4E-25A

Imagen

Imagen


El receptor B4E-25A de Philips es un representante de la última generación de aparatos de radio que funcionaban con válvulas de vacío a finales de los 60. Equipaba 7 lámparas Noval y ya disponía de la banda de FM y antena de ferrita interior. Este ejemplar fue un regalo de un amigo radiotécnico al cerrar su taller (como por desgracia a pasado con casi todos los que había veinte años atrás). El estado del aparato no es demasiado malo, tiene todas las lámparas menos el ojo mágico, y algún día me gustaría proceder a su reparación.

========================================================


Amplificador a lámparas Philips EL-6400 IE

Imagen

Imagen


Este amplificador monoarural a lámparas Philips EL-6400 fue el responsable de la música ambiente y la sonorización de un hotel durante varias décadas, hasta que fue sustituido por un modelo transistorizado que apenas duró 3 años. La potencia de salida era de 20 vatios con una distorsión que no llegaba al 4%, se alimentaba con rectificadores de selenio, y sus 6 válvulas eran de los tipos EF40 (3), ECC81 (1) y las de potencia EL 81 (2).
En este caso, faltan las dos EF40 y la restauración del aparato exigiría bastante trabajo para remozar el chasis oxidado, pero los transformadores están en buen estado y excepto por las horas necesarias no sería difícil su reparación.

========================================================


Maleta tocadiscos Dual

Imagen

Imagen


A mediados de los años 60, las maletas tocadiscos eran las reinas de los guateques, las fiestas improvisadas en casas particulares en donde se bebía Coca-Cola y sonaban las voces del Dúo Dinámico, de Formula 5 o de Manolo Escobar.
Esta maleta-tocadiscos es de mi esposa, y la recuerda desde siempre en casa de sus padres. No tiene marca visible en la caja, aunque el giradiscos es de la conocida marca alemana Dual. El amplificador interno es a lámparas del tipo universal y salvo algún problema de alimentación, parece estar en muy buen estado.
Esto sin duda va a facilitarle la promesa que le he hecho a mi mujer: que su fiel compañero de adolescencia, algún día volverá a sonar.
Para que se vaya preparando sobre cómo puede hacerlo, ahí va un link de "Lo mucho que te quiero" de Los Ángeles, un buen grupo vocal de aquella época, que también era invitado habitual en los guateques:

Escuchar como sonaban las maletas-tocadiscos

Imagen

http://www.youtube.com/watch?v=Hxoyg7PjmGs

========================================================


Máquina de escribir portátil Oliveti ICO
Imagen


Esta máquina de escribir portátil procede de casa de mis suegros y según he averiguado, el modelo comenzó a construirse en 1932. Aún funciona perfectamente, aunque los martillos tipográficos están ya bastante gastados y las letras más usadas, como son la "a" y la "e" presenta un desgaste considerable.

========================================================


Gemelos de ópera

Imagen


Este tipo de gemelos, llamados también "impertinentes", eran muy populares a finales del siglo XIX y principios del XX. Se utilizaban principalmente en eventos sociales como la ópera o el teatro. Éste en concreto salió de casa de mi abuela, junto a una caja de latón con monedas de Argentina de 1920, país en el que residieron en esta década y por espacio de 11 años.

========================================================


Cámara fotográfica Kodak SIX-20 "Popular Brownie"

Imagen


George Eastman fue sin duda el genio que consiguió convertir a la fotografía en una afición popular. Uno de sus aciertos fueron las cámaras económicas y fáciles de manejar, como esta "Popular Brownie", fabricada en Inglaterra a mediados de los años 30, y que ahora descansa en el salón de mi casa, junto a otras cámaras que ya han pasado a la historia.

========================================================


Cámara fotográfica Voigtlander Bessa I

Imagen


Fruto de la técnica alemana de los años 30, es la Bessa I, una excelente máquina de negativo 6 x 9, que a diferencia de la sencilla "Brownie" estaba dotada de ajustes como enfoque, diafragma, dos velocidades y pose, encuadre por prisma o por visor plegable, e incluso posibilidad de acoplar disparo remoto.
Esta cámara la compré hace algunos años en un mercadillo por 35 € y siempre he querido encontrar un negativo adecuado para al menos probarla una vez. El problema es que los únicos que se adaptan en cuanto a tamaño son profesionales de 400 ASA, sensibilidad excesiva para la máxima velocidad de 75 que permite la Bessa I.

========================================================


Proyector de cine Marín 850, de 8 mm.

Imagen

Imagen


Hace 45 años acompañé a mi padre a un viaje a Barcelona, recuerdo que cogimos un taxi hasta una zona industrial, y que él entró en una empresa y salió al poco rato con dos cajas misteriosas. La más pequeña contenía una cámara filmadora a cuerda de 8 mm. y la mayor este precioso proyector que usamos durante muchos años para visionar las películas familiares, hasta que fue sustituido por otro más moderno de Super-8.

Recuerdo que solía fallarle el avance, y cada poco tiempo había que parar para recolocar la película y evitar que las imágenes comenzaran a saltar o se detuviera y el cuadro acabara quemándose.

El caso es que cuando lo rescaté, y excepto por una correa rota que cambié sin problemas, el proyector seguía funcionando perfectamente, y desde entonces lo pongo en marcha de vez en cuando para ver las viejas películas como se veían por entonces.

========================================================


Mini-cámara espía

Imagen

Imagen


En realidad no recuerdo ni donde ni cuando siendo un niño compré esta mini-cámara, aunque sí que tuve que modificarla para que funcionara. Las fotos no eran gran cosa, ya que salían de negativos de 14x14 mm. cuyo rollo para diez fotos era del tamaño de un filtro de cigarrillos. Realmente, no creo que con ella se pudieran copiar los planos del Apolo XI, pero valga como curiosidad y como contraste con la siguiente cámara, que además está colocada a su lado en un estante de la librería de mi casa.

========================================================


Cámara fotográfica reflex Yashica TL-Electro

Imagen


La Yashica TL fue mi primera cámara seria que tuve a los 15 años. Es una reflex robusta y fiable de obturador por cortinilla que compré de segunda mano al no poder acceder a la Nikon de rigor. La utilicé durante mucho tiempo, revelando mis fotos en un cuarto oscuro con una ampliadora Affa que perdía luz por los cuatro costados, convirtiendo el techo en un "remake" estrellado de un baño árabe. Tengo varios objetivos, y en concreto, el que lleva puesto es uno de los más luminosos que haya visto nunca, un 55 mm. 1/1.2, con un cristal del tamaño de un "culo de botella", que sin duda los aficionados a la fotografía sabrán apreciar en circunstancias de poca luz.
Ahora la TL ya lleva mucho tiempo de descanso. El tener que llevar varios objetivos, el flash aparte, los filtros y el kilo y medio que pesa la propia cámara, aconsejó dejarla en casa, especialmente en los viajes, donde la cambié por una Pentax de encuadre clásico y posteriormente por una HP digital.

========================================================


Caja de minerales

Imagen


A esta caja de minerales la vi por primera vez a los diez u once años en el mostrador de una óptica que a veces vendían objetos de ciencia, y debo confesar que me encantó. El problema es que valía la friolera de 350 pesetas de entonces, que venía a ser lo que ganaba un obrero manual en tres días de trabajo. Al final, después de mucho regatear con mi padre conseguí cambiárselo por un viaje a Barcelona, al que renuncié para poder comprarme la preciosa caja.

========================================================


Mi primer libro de ciencia

Imagen


Maravillas de la Ciencia, el libro que abrió una curiosidad que nunca se ha cerrado

Imagen


A igual que la caja de minerales, este libro de divulgación científica de 1965, publicado por la Editorial Bruguera, también lo conseguí a cambio de un viaje, y creo que lo leí tantas veces que llegué a saberme largos párrafos de memoria. Como la redacción que le largué en clase al profesor de física en segundo de bachillerato sobre el funcionamiento del Sincrotron. Hasta el punto que incluso hoy en día, cuando me lo encuentro por la calle, paseando del brazo de su mujer, el viejo profesor Seguí se detiene, me mira intrigado y sospecho que se sigue preguntando de dónde sacaría aquel mocoso de once años tantos detalles sobre electroimanes y partículas.

El caso es que este libro contiene todos esos temas que hoy en día siguen despertando mi interés, como la espectroscopía o la física nuclear, incluido una descripción de cómo funcionaban los "cerebros electrónicos" de entonces, aunque mi viejo Pentium IV le de hoy en día miles de vueltas al ejemplar de IBM 705 que por entonces sería una maravilla de modernidad.

Espectroscopía, "cerebros electrónicos" y física nuclear. Temas que hoy en día siguen interesándome

Imagen

Imagen

Imagen

========================================================


Elementos de laboratorio para análisis de vinos

Imagen


Algunos de los matraces, probetas y un destilador de cristal para análisis de vinos que utilizaba mi padre en la época que creaba el vino achampañado "Grand Cremand", hecho con gran acierto combinando vinos blancos de Alella y del Penedés, y que pese a ser embotellado con otras dos etiquetas distintas, por su insuperable "bouquet" adquirido en treinta segundos circulando por el interior de la humeante máquina de inyección de CO2, era el más solicitado por Navidad.

Otros elementos de la misma procedencia que he podido conservar son, de izquierda a derecha:

Imagen


1) Termómetro centígrado de escala 0-200 Cº
2) Termómetro de precisión Dujardin Salleron de un destilador fraccionado de vinos, con escala 86-102 Cº
3) Alcoholímetro centesimal de Gay Lussac, con corrección de temperatura
4) Alcoholímetro simple
5) Pesa jarabes
6) Pesa licores

========================================================


Regla de cálculo Faber-Castell

Imagen


Aunque desde el desarrollo de los logaritmos por Napier en 1614, fueron muchos quienes se atribuyeron la invención de la regla de cálculo, el modelo de cursor, muy semejante al actual fue desarrollado por John Robertson en 1775, y durante 200 años fue el único sistema práctico y rápido para efectuar cálculos complejos como multiplicaciones, divisiones, raíces, potencias, logaritmos y funciones trigonométricas.

A esta Faber-Castell la compré a los 14 años, cuando cursaba quinto de bachillerato, y la utilicé durante seis años hasta que en la universidad pude adquirir una de las primeras calculadoras Sanyo, que pese a su rapidez y exactitud no tenía ni por asomo la capacidad de efectuar tantas operaciones como la regla.


...Continua en el siguiente mensaje...

_________________
La VIDA sólo es energía que ha aprendido a defenderse... (Anilandro)

*** La Web de Anilandro *** http://sites.google.com/site/anilandro


Arriba
 Perfil  
 
NotaPublicado: Jue Ene 18, 2018 12:10 am 
Desconectado
Avatar de Usuario

Registrado: Dom Feb 11, 2007 10:16 pm
Mensajes: 4608
Ubicación: Islas Baleares, España
...Continua desde el mensaje anterior...

- Objetos de otros tiempos - II -


Podómetro manual para mapas

Imagen


Este podómetro para mapas lo compré hace treinta años para un uso específico: quería colocar los mapas militares de mi isla sobre una mesa y contar los kilómetros de pared seca que hay en su superficie. La finalidad histórica de este sistema de parcelamiento de los campos era proteger de la erosión la escasa tierra cultivable y a la vez utilizar en algún provecho la ingente cantidad de piedras que contiene. Y en algunas zonas la fragmentación de las parcelas es tan grande, que pese a la que la extensión de la isla no llega a los 800 Km2, estaba seguro que la longitud de pared asombraría a más de uno, superando con facilidad varios miles de kilómetros.
Pese a que comencé el trabajo de medición con bastante ímpetu, debo confesar que al poco una chica desvió mi atención y nunca llegué a acabarlo.

========================================================


El robusto y fiable sextante metálico Freiberger

Imagen

Imagen


La navegación a vela ha sido siempre una de mis pasiones, y a ella he dedicado la mayor parte del tiempo de ocio de mi vida. Junto a la experiencia de navegar más lejos y en embarcaciones mayores, hace unos 28 años llegué a obtener el título de Capitán de Yate, en cuyo temario figuran algunos aspectos y procedimientos de navegación astronómica. Y para poder practicarla con propiedad, aproveché un viaje por mar hasta Marsella -después de soportar un inolvidable temporal de fuerza ocho en el Golfo de León- para comprar este excelente sextante metálico Freiberger, construido con la sencillez y robustez típica de los productos de la extinta Alemania Oriental (DDR).

Durante un tiempo, hasta que pudimos instalar un Loran-C lo utilicé bastante, y pese a los problemas inherentes a la toma de alturas desde embarcaciones menores, en las situaciones por rectas de altura, siempre conseguí con él una precisión superior a las dos millas náuticas.

========================================================


Sextante de prácticas Ebco

Imagen

Imagen


El sextante Ebco es un modelo de prácticas de construcción inglesa y que había adquirido antes que el Freiberger, mientras aún estaba estudiando. Pese a no ser ninguna maravilla de la precisión, como sextante funciona razonablemente bien, y recuerdo que gracias a él pudimos encontrar una noche el puerto de Barcelona, que permanecía totalmente escondido tras una espesa bruma costera que se había levantado hacia poniente en el atardecer.

========================================================


Algunas lámparas de radio

Válvula rectificadora Tungsram Barium Rectifier de principios de los años 30

Imagen


Los años 30 fueron la década en que la radio se popularizó. En esta época las válvulas eran de grandes dimensiones, como esta PV495, utilizada en un receptor de radio del tipo "capilla" que de forma totalmente irreflexiva desguacé a los 15 años. En concreto es una válvula rectificadora "TUNGSRAM - Barium Rectifier" doble diodo, con filamento de 4,2 v. y placa 300 v.

========================================================


Una VT-25 y dos VT-4, válvulas tipo triodo que equipaban la emisora militar General Electric BC-375 de la II Guera Mundial

Imagen


Muchos años después de que Lee de Forest inventara el triodo y de que hubieran aparecido el tetrodo y el pentodo, de mejores características en radiofrecuencia, la disposición de tres electrodos aún se seguía usando en aplicaciones especiales, como esta VT-25 de señal y las dos VT-4 de potencia, que equipaban la emisora General Electric BC-375 de las "Fortalezas volantes" B-17 americanas de la segunda Guerra Mundial.
Estas lámparas pertenecían a una emisora de este tipo que restauré a los 17 años y que lamentablemente vendí poco tiempo después.

========================================================


Válvulas de radio de uso general en radio y televisión en los años 50-60

Imagen


En los años 50, las válvulas de vacío ya estaban muy perfeccionadas, de tamaños mucho más reducidos y con centenares de tipos distintos diseñados para aplicaciones concretas. Como las de la foto precedente, utilizadas en radio y televisión.

Las válvulas de arriba, de izquierda a derecha, son:

- AZ41 doble diodo rectificador de alimentación, con 4 Volts de filamento, y 300 V 70 mA. de placa
- UL41 pentodo de salida de audio de 1,35 w. para montaje universal sin transformador, filamento 45 V. y placa 100 V. 32 mA
- Una rectificadora doble diodo sin identificar
- 6BA6 pentodo amplificador de frecuencia intermedia
- ECC81 doble triodo de UHF utilizado en los antiguos sintonizadores de televisión

========================================================


Nuvistores, válvulas subminiatura destinadas a equipos portátiles

Imagen

Imagen


Los llamados nuvistores eran lámparas de muy pequeño tamaño y bajísimo consumo que se utilizaban en equipos portátiles, emisores, amplificadores, detectores de metales, etc. Especialmente los equipos militares que funcionaban a baterías hicieron uso intensivo de este tipo de válvulas durante varias décadas. Guardo unas siete u ocho de distintos tipos. Las que figuran en la foto de la izquierda son una 1AD4 (pentodo amplificador de frecuencia intermedia, con filamento a 1,25 volts y placa a 45 volts 3 mA.) y un doble detector cuyas siglas se han borrado.

La foto de la derecha es de un módulo amplificador de frecuencia intermedia equipado con un nuvistor, y que pertenecía a un equipo de comunicaciones militares AN-PRC 10 del que fui responsable en tiempos de la mili.

========================================================


Válvula de potencia EIMAC 7034 de un emisor de TV en UHF

Imagen


Las válvulas de potencia eran grandes emisoras de calor, y por este motivo, su diseño y construcción era distinto al de las válvulas de señal. Esta EIMAC 7034 de un emisor de TV de VHF, tiene un radiador metálico en su parte superior que permite refrigerarla mediante convección forzada por un ventilador, y un tamaño muy pequeño obligado por las altas frecuencias de funcionamiento.

========================================================


Tubos de imagen vidicón, en color y blanco y negro de cámaras de los 80

Imagen


Las primeras experiencias en televisión utilizaban un sistema de exploración mecánica basada en el disco de Nipkow, pero no se obtuvieron buenos resultados hasta la invención de los tubos de barrido electrónico. Los dos tubos vidicón de la imagen anterior son versiones muy mejoradas de los primitivos orticones. En concreto, estos modelos de tamaño muy reducido son de cámaras en color de principios de los años 80.

========================================================


Válvula de tipo fotomultiplicador, usada en detectores de luz extremadamente sensibles

Imagen

Imagen


Los tubos fotomultiplicadores son unas válvulas de vacío especiales que hacen uso del fenómeno de emisión secundaria para medir cantidades minúsculas de luz, llegando incluso a detectar la incidencia de un solo fotón. Este precioso fotomultiplicador pertenecía a un equipo de gammagrafía médica y lo guardo como oro en paño para utilizarlo en un futuro equipo de centelleo detector de partículas radiactivas.

========================================================


Válvula de potencia ABB Brown Bovery T 1000-1, utilizada en emisoras de radiodifusión

Imagen


Hace algunos años acudí a un programa de radio para una entrevista relacionada con la publicación de un libro de viajes por mar, y los locutores, al saber que era técnico de radio, me regalaron una de las válvulas de potencia de sus equipos emisores de onda media. La válvula, que ya debe estar agotada según los parámetros de vida media, es un triodo de caldeo directo Brown Boveri T 1000-1, capaz de entregar 3 Kw. en emisión de OL, OM y OC. La alimentación de filamento es por 8,5 volt 26 Amp. La tensión de placa 6 Kvolt, max 6 Amp y el factor de amplificación de 20:1.

Esta válvula, de tamaño y peso considerable, está estudiada para trabajar hasta 60 Mhz. y debe funcionar con refrigeración forzada por aire para que el cristal se mantenga a un máximo de 160 Cº y el bulbo a 300.

========================================================


Osciloscopio a lámparas LME LE 15/01

Imagen

Imagen


Excepto un tester ICE-680 (que aún guardo en algún cajón), creo que este osciloscopio a lámparas fue el primer instrumento "sofisticado" que tuve mientras aún estaba estudiando electrónica. Y es que muy pronto aprendí a utilizar las ventajas de "ver" las señales y no sólo medir su amplitud media. Aunque las limitadas cualidades del LME en cuanto a banda de paso, linealidad y estabilidad de sincronismos, no tenía nada que ver con los Philips de 40 Mhz y doble trazo que teníamos en la universidad.

A este ejemplar se lo compré a un viejo reparador de teles que lo tenía arrinconado en un armario, le cambié algunas de las lámparas, excepto la rectificadora que por aquello de la modernidad sustituí por un rectificador de silicio BY-127, y lo use durante muchos años para comprobar mis circuitos e incluso en trabajo profesional de reparación, hasta que fue sustituido por un Hameg de 20 Mhz. que aún tengo en mi cuarto de trastear.

========================================================


Osciloscopio Heathkit 10-4205

Imagen


Este osciloscopio, construido a base de un kit de esta conocida marca americana, lo compré a precio de ganga a un yankee aficionado a la electrónica que vivía en mi ciudad, y la verdad es que me ha prestado muy buenos servicios. No tiene una banda pasante demasiado extendida (5 Mhz), pero tiene doble trazo y resulta suficiente para todas las aplicaciones de baja y media frecuencia, y lo que más me gustó es que su circuito es extremadamente sencillo, con componentes muy fáciles de encontrar y de reparar en caso de avería.

Respecto a su antiguo dueño, un señor algo mayor, de barba poblada y envergadura consistente, siempre bromeábamos diciendo que a la fuerza debía ser de la CIA, ya que tenía una forma enigmática de actuar, y siempre que hablaba contigo intentaba sonsacarte opiniones políticas, especialmente sobre los países e ideologías que por entonces aún persistían tras el Telón de Acero.

========================================================


Receptor Sanyo 8TR De Luxe

Imagen


A finales de los años 60 comenzaron a popularizarse los pequeños transistores "Made in Japan", que no necesitaban enchufe ni una antena de hilo tendida por detrás del mueble de salón.
Estos receptores, capaces normalmente de captar la onda media y una parte de la onda corta, no eran demasiado caros, sobre todo si los comprabas en ciertos bares del puerto que los conseguían de contrabando, y con el tiempo acabaron "jubilando" a los viejos aparatos de lámparas.

Este Sanyo 8TR De Luxe, tras un reajuste de las frecuencias intermedias, comenzó a funcionar como el primer día, aunque la onda corta no es un dechado de sensibilidad y tiende a interrumpirse por algún mal contacto que no he podido encontrar.

========================================================


Receptor Sanyo 8S-P8

Imagen


Este receptor es del mismo tipo que el anterior, aunque de momento no he conseguido hacerlo funcionar. Para ello sería necesario seguir el circuito paso a paso, especialmente comprobar los electrolíticos, las resistencias de alto valor y los transistores de germanio, que suelen tener la tendencia a degenerarse con el tiempo.

========================================================


Receptor Vanguard Micro Samos

Imagen


La casa Vanguard, marca de la empresa catalana Cahué Industrial, fue en España un referente en radio y televisión durante varias décadas. Sus primeros transistores solían tener nombres de cohetes y satélites, como el Atlas o la propia marca Vanguard.
En casa tuvimos un televisor y unos cuantos transistores de esta marca, aunque sólo conservo uno de ellos, el Micro Samos, hermano pequeño del Mini Samos, que tiene sólo 6 x 7 x 3 cm, recibe la Onda Media con una calidad aceptable y las dos pilas RL6 de 1,5 volts dan para muchas horas de audición.


...Continua en el mensaje siguiente...

_________________
La VIDA sólo es energía que ha aprendido a defenderse... (Anilandro)

*** La Web de Anilandro *** http://sites.google.com/site/anilandro


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 113 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10 ... 12  Siguiente

Todos los horarios son UTC [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
cron
Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com