Diamagnetísmo del bismuto.

El bismuto es el material mas diamagnético que existe. Vale, eso esta muy bien, pero como se nota y para que sirve.

En los materiales paramagnéticos cuando se introducen en un campo magnético se induce otro campo interior que trata de anular el exterior, por lo tanto es de sentido contrario. En los materiales diamagnéticos el campo que se induce tiene el mismo sentido que el exterior, por lo tanto se crean unas fuerzas de repulsión.

De manera practica, si colocas una aguja o plaquita de un material paramagnético suspendida de un hilo en un fuerte campo magnético se orientara en la dirección de las líneas de fuerza, sin embargo si el material es diamagnético como el bismuto se orientara perpendicularmente a las líneas.

 

Realización practica.

Conviene disponer del campo magnético mas intenso posible y para esto puede ser muy aprovechable el conjunto armadura- imanes de un disco duro viejo. Si empleando unas armaduras montamos varios imanes o los separamos con tornillos y tuercas de acero podemos obtener un campo magnético fuerte con una separación entre los imanes de unos 10 mm o mas. 

Preparación de los materiales.

De muchos metales comunes como aluminio, plomo, estaño, hierro, cobre, latón etc, es muy fácil cortar una laminita de unos 6 x 18 mm y de un espesor de 1 mm con una tijeras cortachapa. Si no se tiene tijera se pueden cortar con una sierra de pelo.

Obtener laminas de bismuto o antimonio es un poco mas difícil, en parte porque son metales que al enfriarse se cristalizan mucho y no resultan maleables. Para ellos es mejor emplear el procedimiento de la fundición. Estos metales funden a temperaturas moderadas y por lo tanto se pueden fundir con la llama del butano, mejor si es un soplete pequeño de estos que se pueden comprar en las tiendas por unos 10 .

 

El molde se hace mediante unas chapas de aluminio. Se necesitan 3 dos de 30 x 30 mm y una de 30 x 20. Se cortan como se indica el dibujo y luego se fijan con un clip o una pinza metalica. Se coloca un poco de bismuto encima y se calienta con el soplete para que se funda y se introduzca en el hueco. Una vez frío se quita el clip se separan las laminas y se obtienen el lingotito de bismuto.

 

Como es difícil trabajar con el bismuto porque es muy quebradizo conviene moldearlo con una lima o un dremel. El resto depende de la habilidad de cada uno.

Volver a la página principal.